miércoles, 17 de agosto de 2022
Arquitectura Sostenible Compradores eco-friendly Eficiencia Energética Safire Real Estate

Motivos para decidirse por la construcción sostenible

Adquirir un terreno para la construcción sostenible de tu vivienda no es solo un tema inmobiliario. Entre los motivos para decidirse por la construcción sostenible, encontramos el cambio climático o la descarbonización de la economía como factores muy a tener en cuenta ya en la compra de un terreno para construir.

¿Y por qué existe la construcción sostenible?

Ya en los 60 climatólogos como el Premio Nobel de Física Syukuro Manabe empezaron a alzar la voz advirtiendo que el cambio climático era un hecho real. La contaminación se presentaba ya como una realidad muy perjudicial para el futuro de la humanidad. Sus predicciones se han no solo cumplido, sino que sobrepasado sus cálculos. Y la construcción sostenible es una de las muchísimas maneras en las que tú puedes contribuir de forma activa a poner freno al cambio climático.

Veamos a continuación los beneficios para decidirse por la construcción sostenible y como esta puede ser la mejor opción para ti y tu bolsillo si estás pensando en comprar una casa nueva. 


Motivo uno: descarboniza para ahorrar dinero y no contaminar tanto

Descarbonizar la economía significa que la producción económica deje de depender de fuentes de combustibles fósiles (petróleo, gas natural y carbón). Economía es electricidad y electricidad, en su 80% mundial, significa fuentes de energía fósil. Unas fuentes finitas, de precio variable, y que al generar energía, contaminan mucho.

El sector de la construcción es uno de los que más utiliza estas fuentes primarias de energía, ya que genera viviendas que gastan mucha energía eléctrica. Así pues, la construcción de una vivienda que emplea la construcción sostenible no solo creará una vivienda ecoeficiente en cuanto a producción de energía.

Así pues, con una vivienda sostenible conseguirás ser mucho menos dependiente de las energías contaminantes. Pagarás menos en tu factura de la luz. Y a largo plazo, tu vivienda gozará de una salud mucho más sana que sus vecinas, con problemas de humedades, puentes térmicos, recambios de sellados de puertas y ventanas… Si además sumamos el uso de la domótica centralizada, su consumo será aún menor, más consciente, y mucho más económico.


Motivo dos: tu casa sostenible contribuye a crear ciudades más sanas

Y ahí estamos, con sequías, lluvias torrenciales y catástrofes naturales constantes en lugares donde nunca se hubiera esperado. Y es culpa nuestra. Y casi se nos acaban las opciones de cambiarlo y pararlo… pero hay aún opciones. Y de las que nos gustan, de esas que causan un gran cambio… Con el mínimo esfuerzo.

El proceso de creación de energía finaliza en gases y humos contaminantes que, además, suponen un gasto mensual enorme en el bolsillo (ponemos los ejemplos típicos: luz y coche) con lo que no está claro qué beneficio obtienes tú. La próxima vez que se acerquen vientos huracanados, lluvias torrenciales o incluso medusas en el mar, o simplemente, te piquen los ojos o te venga la tos... Recuerda esto.

Si tú también aspiras a disfrutar de una ciudad más sana, con menos contaminantes y más adaptada a las necesidades reales de las personas puedes ayudarle mucho: cada nuevo proyecto de arquitectura sostenible que se lleva a cabo aporta un incremento del valor de esta nueva tendencia. Cada vez son más las empresas de suministros y construcción que se suman a la construcción sostenible y cada vez son más las personas que dependen: desde estudios geológicos de terreno, del aire, el agua y la búsqueda de nuevos materiales y componentes creados a partir de elementos menos nocivos. Un proceso productivo cada vez más visible por las sociedades hasta que llegue el momento en que éste sea ya una parte inseparable de las ciudades.


Motivo tres: la construcción sostenible genera nuevos entornos naturales más sanos

Las predicciones computacionales de Syukuro Manabe se hacían en un momento en que los médicos fumaban en la consulta y las carreteras se llenaban de turistas gracias al crecimiento generalizado de las vacaciones, el coche, los vaqueros y la comida rápida. Poco le faltaba a la globalización para entrar en escena.

Los creadores de las primeras casas pasivas fueron los primeros en echar de menos el aire puro dentro y fuera de las viviendas. La nueva arquitectura, aunque de alcance todavía poco generalizado, ofrece ahora unos niveles de calidad ambiental y confort óptimos, sin variaciones de humedad o temperatura típicos de los puentes térmicos y malas ventilaciones, mejorando el aislamiento acústico e iluminación de las estancias. Por tanto, uno de los principales motivos para decidirse por la construcción sostenible es la preservación del bienestar de sus habitantes.

Y gracias a este motivo, la construcción de una vivienda sostenible debe empezar siempre escogiendo los terrenos y las parcelas con mejor entorno natural y orientación. Se crean así espacios más sanos, con un sistema de captación, almacenamiento y distribución energéticos autónomos. Aunque inicialmente este sistema estaba pensado por el clima más frío de los países de la Europa septentrional, con necesidades energéticas más potentes (menos horas de luz, más calor en casa en invierno, inviernos más largos...) actualmente muchas empresas adaptan el nuevo modelo de construcción sostenible a la propia climatología de zonas más cálidas como el mediterráneo. Y éste concepta de aire más puro y aprovechamiento de los recursos naturales, se extrapola al entorno más cercano de la propia casa de arquitectura sostenible: zonas verdes, parques, o el propio jardín o mantenimiento de la piscina de la casa.


Las ciudades más sanas son parte de la agenda 2030 de los gobiernos europeos. En nuestro artículo Eficiencia energética: parte del desarrollo urbano sostenible podrás encontrar más información!


Motivo cuatro: La arquitectura sostenible es un bien para toda la sociedad

La agenda 2030 o los compromisos alcanzados por el todavía lejano 2050 no son tal vez visibles. Y quien no puede visualizar no puede imaginarse. pero quizás estos números te ayuden: imagínate que en 10 años sólo se puedan construir 100 viviendas nuevas en tu ciudad… Y que 80 serán casas de arquitectura sostenible. Entonces, ¿sabe mejor verdad? Y es que los beneficios de las casas pasivas van más allá de su principal objetivo: el crecimiento sostenible y no contaminante de las ciudades. Es una forma ideal de contribuir al cambio climático, con un producto tan duradero y vital como es una vivienda que proporcione un modo de vida sano.

Estando este país tan carente de espacios por construir, y una necesidad imperiosa de sanear nuestras ciudades de la contaminación creciente, una casa eficiente es una más que bonita adquisición tanto para el propietario, como para la sociedad en su conjunto.

Porque construyendo viviendas eficientes se contamina menos que construyendo viviendas habituales. Se estropea menos el entorno, cuanto más, se beneficia y lo cuida, se contamina menos una vez la casa está terminada y también en su mantenimiento. Y se contribuye además al beneficio y crecimiento de empresas de suministros y materiales comprometidas con el cambio climático.


La construcción de viviendas sostenibles es una de nuestras principales líneas de negocio, así como su comercialización y venta de terrenos donde ubicar la futura vivienda. En Safire Real Estate no sólo creemos con firmeza que las viviendas sostenibles son una realidad y una respuesta a un problema de alcance mundial. Entre los motivos para decidirse por la construcción sostenible, lo que más te tendrá que importar siempre es realizar el proceso con profesionales de confianza que trabajen contigo codo con codo, y tu proyecto será un éxito. ¡Cuenta con nosotros!