miércoles, 9 de marzo de 2022
Arquitectura Sostenible eco-friendly Eficiencia Energética Vendedores

¿Dispones del certificado energético de tu propiedad?

Aunque el buen tiempo anima a apagar los radiadores la factura de la luz sigue a máximos históricos. Pero ¿Has pensado alguna vez que el consumo real de la luz no es la única causa del precio que pagas? No basta con poner las lavadoras a las doce de la noche. El consumo energético real de tu casa real depende también de factores como la calidad de las aperturas de la vivienda o la estructura del propio edificio. Y este detalle no se especifica en tu factura. Y es necesario arreglarlo si lo que quieres es poner a la venta tu propiedad a un buen precio. ¿Cómo? Para eso en España existe el ya famoso certificado energético. Te contamos en qué consiste.

El certificado energético es obligatorio para la venta de tu casa

Si no fueras a vender tu propiedad, el precio que pagas en la factura sería un problema particular a revisar con tu compañía eléctrica. Pero... Si tus facturas de luz queman, tendrás muy difícil vender tu propiedad. Y no solo cuando tengas que justificar el precio a tu posible comprador. El precio de la factura que pagas está directamente relacionado con la calidad energética de tu vivienda. Te pasa a ti y le pasará a tu comprador, pero hay maneras de arreglaro. Pero no de esconderlo: como vendedor en España estás obligado a disponer del llamado registro energético.


Te explicamos lo que es el certificado energético, para qué sirve y como obtenerlo, porque la factura de la luz pique menos, y tú ganes, y más, vendiendo tu vivienda.


¿Qué es el certificado energético?

Búscalo. Seguramente lo tienes. El certificado energético es un documento emitido por un técnico certificado a nivel nacional. Este profesional trabaja con base en un detallado estudio de tu vivienda y expresa tu consumo energético anual en condiciones normales de funcionamiento y ocupación. Y a partir de este cálculo el técnico lo califica energéticamente con una u otra letra desde la A a la G siendo A la más eficiente y la G, la que menos.


La calificación se mide en dos valores: Consumo de energía, expresado en kWh/m2 año y Emisiones de CO₂, expresado en kg CO₂/m2 año, obteniendo así la huella de carbono que dejas en el planeta para obtener unos niveles de confort "estándares". Cuando lo veas te darás cuenta de que no, no basta con poner lavadora a medianoche...


¿Se puede mejorar el certificado energético?

Por supuesto, y deberías mejorarlo si lo que quieres es vender tu propiedad al mejor precio. El cálculo del certificado puede ser más o menos detallado según lo solicites o, solicite el técnico encargado. Te aporta datos de la producción de agua caliente, calefacción, iluminación, refrigeración o ventilación, pero también con base en los cerramientos, carpintería, sistemas de climatización... ¿Lo vas entendiendo no? Si mejoras esa ventana que no cierra y te decides de una vez por el doble acristalamiento es muy posible que mejores en tu certificación.


Y de hecho, las recomendaciones están previstas en la entrega del certificado energético. Todo un estímulo para invertir en mejoras que repercutirán en el precio de venta de tu propiedad.


Una vez se te entrega el certificado energético y valoras la inversión en mejoras que podrías realizar si quieres subir de letra, debes registrarlo en el organismo competente de tu Comunidad Autónoma. Posteriormente, se generará la etiqueta de eficiencia energética necesaria para la comercialización de la vivienda, donde aparecerán los datos que te hemos contado y las famosas letras que aportaran un plus de calidad a la vista de tus compradores.


      Una vez registrado el certificado pasa a ser válido y se emite la etiqueta energética que se entrega al propietario. Este registro es obligatorio para alquilar o vender un inmueble y así lo estipula el Real Decreto 390/2021, de 1 de junio.


¿Por qué ahora es tan importante este certificado?

Es cierto que el certificado energético no es un documento nuevo. Y dado el carácter regional de su registro es un procedimiento que se está aun regulando a nivel nacional. Sin embargo, la emergencia climática y la involucración creciente de los gobiernos en la reducción de los niveles de contaminación urbanos han repercutido en gran manera a dar a este documento la importancia que merece. Y ahora no es ya una letra que nadie sabe que significa.


No debemos olvidar que en España la reducción de los niveles de CO₂ se incluyen en el marco global europeo de la agenda 2030 promovida por el central hace un par de años para conseguir unos mínimos de desarrollo sostenible. Y eso incluye la promoción de medidas que contribuyan al crecimiento urbano sostenible y más respetuoso con el medio ambiente.


Además, es obligatorio disponer del certificado energético para proceder a la comercialización de tu propiedad. Y aunque esto varía aún según la comunidad autónoma, a nivel general los primeros en solicitarlo ya son los notarios. Y todo apunta de que en breve, la venta inmobiliaria residencial ni siquiera será posible sin cumplir unos mínimos de eficiencia energética en el certificado.


Renovar el certificado energético es también una ocasión ideal para contribuir a la inversión de este tipo de activos inmobiliarios: te imaginas lo que podrás ganar con un proyecto de reforma que optimice tu propiedad destinada a alquiler residencial? Por no hablar de las crecientes ayudas a la implementación de paneles solares en edificios. No dudes en informarte con Safire Real Estate antes de iniciar tu venta, hay muchas opciones que a lo mejor ni siquiera contemplas.


¿Qué debes saber antes de contactar el técnico para la emisión del certificado energético?

Como en todo, los expertos certificadores no están exentos de la competencia desleal o falsos profesionales. Existe un registro por municipios oficial de profesionales certificados donde podrás elegir el profesional que por distancia o tiempo te pueda convenir. Este profesional no podrá garantizarte antes de comenzar el estudio ninguna Letra, ni tampoco podrá decirte que lo realiza sin ver tu vivienda. ¡Cuidado pues con los falsos profesionales!


El certificado energético se posiciona cada vez más como un aliciente a tener en cuenta para el comprador de viviendas de segunda mano

Y debe ser una referencia real del precio de venta que estime el propietario al contactar con la agencia inmobiliaria que gestionará la venta. Este proceso, incluidos los consejos de reforma, son consultados y comentados con su agente Safire Real Estate para ayudarle a optimizar la eficiencia energética de su vivienda. Te recomendamos entregar al técnico el plano de la vivienda y el proyecto de la vivienda en caso de tenerlo, ya que cuanto más curado pueda ser el estudio mejores y más eficaces serán las propuestas de mejora y más ajustada a valoración.


Y no lo olvides, el certificado, caduca a los diez años de su emisión. ¿Lo has encontrado ya?


Si lo que has decidido es poner a la venta tu propiedad con Safire Real Estate, la emisión del certificado es un regalo que te hacemos y que te ahorras. Si estás dispuesto a dar este paso y quieres invertir un mínimo en mejoras que repercutirán en el PER de tu propiedad, felicidades. Porque implicándote en la mejora energética reducirás tu huella de carbono, el grado de contaminación que estás dejando en el planeta. ¿Ponemos mano a la eficiencia?