viernes, 9 de septiembre de 2022
Arquitectura Sostenible Compradores Consejos del Hogar Eficiencia Energética

Slow life: sácale el máximo provecho a tu vivienda sostenible

¿Conoces los beneficios del slow life y cómo se combina con los espacios de una casa sostenible? Consigue la mezcla perfecta para devolver la salud a tu cuerpo y mente. La regla es simple: ecológico, simple, eficaz. En este artículo os vamos a explicar cómo sacarle el máximo provecho a tu vivienda de arquitectura sostenible con este “nuevo” modo de vida.

Cuando decidimos que nuestro estilo de vida será más sano, relajado y sostenible podemos referirnos a muchas cosas. Podemos también referirnos al estilo de vida slow, que lleva ya décadas expandiéndose, también en España. Y si además estás pensando en adquirir o estás construyendo una vivienda eco sostenible, el beneficio puede ser del 100%...


Slow life: la sostenibilidad (también) de las slow cities

Un estilo de vida que se aplica incluso a nivel de ciudad o pueblo, desarrollando incluso políticas medioambientales globales y de movilidad sostenible. Porque el slow life si bien se inicia con el mundo de la comida, tiene una de sus máximas en la sostenibilidad: vivir sano y eco, sería su expresión.

Tomarnos la vida con más calma, como antes, sería lo que debemos intentar hacer. Y antes no había los niveles de estrés actuales, ni los super se llevaban con ingentes cantidades de productos, y ni siquiera ir a comprar un abrigo era ardua tarea debido a la existencia de mil tiendas distintas.. Si solo mencionarlo ya nos estresa: hoy nos vamos a ir de tiendas... Buf, suelta el otro... Y es que la propia voragine de la ciudad hace que tu ritmo y movimiento de peonza giratoria no finalice nunca.

En realidad cuando hablamos de mejorar nuestro estilo de vida y hacerlo más saludable lo que queremos es volver a nuestros orígenes. Queremos sentirnos mejor, más sanos, menos contaminados. Empezar a ver las cosas por lo simples que son. Y buscando siempre las energías del mundo que nos rodea, ya sean buenas, o malas.


Slow life en casa: el bienestar de vivir

Pero, ¿qué pasa con la casa? En nuestra casa pasamos la mitad de nuestro tiempo (de media) y gran parte de este tiempo, lo pasamos o descansando, o durmiendo, o a tareas domésticas. con lo cual, entre los beneficios que tiene a nivel económico y ecológico el construir una vivienda de obra nueva eco sostenible encontramos su objetivo último de bienestar.

Un bienestar que si eres de los suertudos que trabajan en casa, además, deberás acompañar de una higiene laboral con un entorno adecuado. eso es: iluminación natural directa, mobiliario ergonosaludable, espacios de desconexión, y campos electromagnéticos controlados.

Porque al bienestar se llega de muchas maneras pero todas ellas, nos hacen sentir bien. Y sentirse bien en una casa eco sostenible es fácil, porque ni contaminas, ni gastas tanto a final de mes, ni tienes humedades, ni corrientes de aire, ni derrochas energía, ni te quedas sin agua caliente. Parece obvio, pero como suele pasar, si no somos conscientes de qué es lo que nos proporciona bienestar nunca daremos con la solución a nuestras inquietudes.


El slow life y la sostenibilidad: slow homes

Podemos iniciarnos en el feng shui, y quedarnos en eso, o podemos aplicar las mejores técnicas de arquitectura sostenible para crear una casa slow. Para ello, el slow life da una respuesta global y transversal a estos males modernos, y nos ayuda a tomar antes de nada, consciencia de todo lo que podemos cambiar. Y no se trata solo de estados de ánimo. también afecta a la movilidad. Y lo mejor de todo es que podemos hacerlo desde un enfoque totalmente sostenible.

¿Que el coche te genera estrés? realmente es eso? ¿No te genera estrés el pensar en no depender tanto de tu vehículo? A veces el simple hecho de pararnos a pensar y encontrar soluciones ya es un verdadero quebradero de cabeza. Una respuesta totalmente natural en personas estresadas: procrastinando nuestro cerebro se libra ni que sea temporalmente, de eso que tanto le duele, pero el estrés se va cuando coges la bici y empiezas a pedalear.


El poder del sol y la sostenibilidad

En una casa sostenible puedes encontrar sol a cada día del año y cada hora del día un lugar donde tomar el sol. Y por su propio diseño, en ella hay espacios dedicados simplemente a hacerte la vida más fácil. No es solo, pues sostenibilidad gracias a las placas solares o la carga de vehículo eléctrico, ni siquiera solo a la calidad del aire. Es un conjunto que actúa de manera orgánica para mejorar y mucho, tu calidad de vida. Si le añades que con la auto promoción de viviendas sostenibles puedes conseguir de manera natural todos estos beneficios en tu proyecto arquitectónico... El riesgo de no sentirte feliz en tu casa disminuye hasta caso desaparecer. Y con él, los miedos de adquirir una vivienda que aún debe construirse.

Y no solo se trata de tejidos, también de iluminación, como bien saben los girasoles. porque si alguien sabe de sol, son los girasoles: buscando siempre las mejores ubicaciones y orientaciones para aprovechar todo su beneficio a nivel de vitaminas y también, de serotonina, que como tal vez sepas, es la hormona de la felicidad.


Sostenibilidad en los interiores: el plus perfecto de bienestar

El slow life aparece como una de las muchas respuestas que el mundo occidental intenta encontrar a las pandemias del siglo XXI. Tómate las cosas con más calma te dicen… De aquí el gran éxito rotundo de terapias y nuevos estilos de vida que abarcan desde el yoga hasta la comida saludable y que llevan años cambiando el mundo.O al menos cambiando y mejorando nuestra concepción del mundo.

Si lo completas además con la decoración, distribución y tejidos adecuados, el éxito será total. porque todo suma, desde la ropa de cama, donde como sabes, pasas más de un tercio de tu vida (antes era la mitad de tu vida, para que veas que las cosas han cambiado XD) a base de tejidos naturales como el lino o el algodón harán que tu sueño, alergias y sensibilidad al cambio estacional mejoren. Por otro lado, los materiales y tejidos utilizados en zonas más húmedas de la casa (incluida la ropa de baño de la piscina, o aquella que por lo general, dejaras en el exterior) deberá tener un contenido compositivo hidrófugo superior.


Un paso más adelante: la decoración de los escenarios de una casa sostenible

lo mismo nos pasa cuando hablamos de decoración. Comentamos que el feng shui tiene ahí algo de ayuda. Su occidentalización (se trata de una filosofía de vida antigua y proveniente de países asiáticos) la ha convertido en un aliado perfecto para personas que tienen la suerte de sensibilizar su cuerpo a factores como la luz, el aire, o sensaciones aún más delicadas, como la comodidad, la fotosensibilidad, la calidad del sueño… El motivo es obvio: quienes siguen sus reglas terminan por sentir que eso que desentonaba en su cuarto, su salón, su cocina, o en su sueño, su digestión, la alergia incluso de su hijo, mejora.


Extrapolando el concepto slow a nivel de municipio aparece el concepto de slow city:

políticas medioambientales y de crecimiento sostenible donde el crecimiento y movilidad urbanísticos se plantean de manera sostenible y eficiente, el turismo se maneja de manera que no afecte a la vida y rutina diaria de la ciudad, o donde el comercio local es prioritario, generando ese tejido de barrio tan rico y cálido que nos gusta encontrar cuando vamos a comprar.

Si quieres empezar a probar que tal es eso de vivir en un pueblo slow te recomendamos que visites alguno de los 100 municipios en Europa que ya se han adherido al movimiento slow, ¡Vamos!