viernes, 18 de noviembre de 2022
Arquitectura Sostenible eco-friendly Eficiencia Energética

Sostenibilidad (también) de las Smart Cities

Ahora sabemos que nuestras ciudades deben ser inclusivas y tecnológicamente adaptadas. Queremos que la ciudad nos proporcione aquello que necesitamos para vivir, y no queremos que contamine nuestras aguas ni nuestro aire. Algo así como las ciudades futuristas de los Manga de los '80. Es lo que llamamos Smart Cities, y la sostenibilidad aplicada que su tecnología nos permite.

Quién no ideó el dibujo de su ciudad "ideal" en primaria. Lejos de saber el cambio que se acercaba, nos planteábamos como nos gustaría que la gente pudiera caminar, relacionarse y vivir en espacios públicos y privados. Ya por entonces sobraban los humos y las antenas. ¿Te acuerdas? ;)


Ahora sabemos que nuestras ciudades deben ser inclusivas y tecnológicamente adaptadas. Queremos que la ciudad nos proporcione aquello que necesitamos para vivir, y no queremos que contamine nuestras aguas ni nuestro aire. Algo así como las ciudades futuristas de los Manga de los '80. Es lo que llamamos Smart Cities, y la sostenibilidad aplicada que su tecnología nos permite.


Una de las grandes preocupaciones de las nuevas generaciones es de hecho, el poder generar nuevos modelos de economía en donde a la vez que mejoras salud y mente disminuyes la contaminación. Los modelos green y slow life, los ambientes cooperativos y las iniciativas eco crecen y ganan terreno con fuerza.


Queremos vivir en un entorno sano, y bueno para todos: mayores, pequeños, con problemas de movilidad, enfermos o con cualquier tipo de condición que complique el uso de los espacios públicos de las personas.


La sostenibilidad en las Smart Cities toma cada vez más fuerza

A pesar de que en el ámbito de la arquitectura sostenible llevamos ya una carrera de 40 años desde la aparición de las primeras técnicas de construcción pasiva y green. La tecnología smart en cuanto a ciudades es relativamente muy reciente. Para que nuestra ciudad pueda abastecernos de manera sostenible en temas como necesidades básicas, consumo y movilidad, necesitamos escenarios urbanos adaptados… Y los altos grados de contaminación actuales no lo ponen nada fácil.


Recién termina la COP27, en un mundo marcado por la contaminación y con problemas de abastecimiento cada vez más acuciantes. En donde la tecnología debe volver a utilizarse para procurar nuestra evolución como especie. La COP27 la 27ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, tiene por misión misión principal el acercamiento entre países para conseguir el cumplimiento del Acuerdo de Paris.


Sostenibilidad y cambio climático: El Acuerdo de París

El Acuerdo de París es un tratado internacional sobre el cambio climático jurídicamente vinculante activo desde 2016. Su objetivo es reducir el calentamiento global del planeta a niveles preindustriales. Porque como sabemos (o nos explican por doquier sin entender como encajamos en el puzzle como ciudadanos) la contaminación ambiental leva consigo un calentamiento global culpable ya de numerosos desastres naturales. Crecimiento de las aguas y sequías pronunciadas que no hacen sino incrementar las diferencias sociales y económicas en el mundo. En resumen, nos incumbe como consumidores.


Crecimiento sostenible: las ciudades del futuro

Pero el cambio nos incumbe también como ciudadanos. Porque como decimos a menudo, la ciudad es nuestra. entonces, ¿Porque no está adaptada a ti, a mí, al vecino o a su madre? Lo que a gran esfera se traduce en desastres naturales, en hambre, en guerras, a escala local se traduce en buenas prácticas sociales, económicas y de consumo. Un hecho realmente importante en España, donde el 80% de las viviendas ya no son eficientes energéticamente.


Una situacion que ya muchos expertos vatizinan, no se solucionará con los fondos Next Generation. En donde desde 2020 las construcciones de obra nueva deben garantizar un consumo energético casi 0. En este punto se encuentra Safire, realmente orgullosos de nuestras construcciones de obra nueva smart homes.


Es una incógnita aun si dentro de las políticas europeas cumpliremos con los mínimos establecidos en la agenda 2030. Pero lo que es real es que actualmente las ciudades no responden a las necesidades reales de sus habitantes. Y la tecnología aplicada puede hacer mucho para cambiarlo, también en términos de sostenibilidad.


La transición smart no es fácil, pero tampoco difícil

No debemos olvidar que vivimos en el plano de una economía mundial globalizada. Una economía trágicamente frágil a los cambios políticos y bélicos de cualquier parte del globo. De un mundo pandémico donde se nos comerá el plástico o un virus del permafrost. Porque eso si lo sabemos y entendemos: estamos abusando del planeta Tierra y ella nos devuelve el daño causado de la misma manera.


Recientemente, se ha hablado mucho de la huella de carbono. Pero no es que las empresas acaben de despertar de su letargo. Grandes empresas nacionales y multinacionales llevan años, cuanto no décadas, para adaptarse al cambio que ahora nos viene. A nivel tecnológico para mejorar sobre todo, su consumo energético y su eficiencia productiva.


El hombre de hojalata humanizado por fin

En este contexto, preguntaba hace poco un niño, vamos a llamarle G-Alfa, que cuando aparecieron los robots “como los de ahora”. El tema salió después de resumir muy resumido el libro del El Mago de Oz, donde como sabéis, aparece la figura (¿humanizada o deshumanizada?) de un hombre de hojalata. 


… "Bueno, pues salieron después de siglos de intentos, a eso de finales de los '40, inicios 50 del siglo pasado… Y sirvieron para automatizar cosas que hasta entonces a las personas les costaban mucho"… A lo que cualquier niño de nuestro entorno contestaría… "Pero ahora los robots nos lo hacen todo"…


Zas. El adulto podría haber argumentado con el metaverso, pero otra vez gana G-Alfa, que sabe más de Minecraft y Roblox más que la mayoría de adultos, mostrando que la ciudad en donde me gustaría vivir no tiene humos, tiene muchos árboles: ahí cultivo mi huerto, solo tengo los animales de consumo que necesito (por supuesto, no hay ni peces ni guisantes) y no me meto en problemas.

Así pues, la revolución tecnológica que nos viene, tan a gusto con las teorías apocalípticas del fin de la humanidad y Terminators (el miedo ya viene de la época de "el Turco") ya no persigue la adaptación al medio, ni siquiera la selección natural. busca el cambio. Y gobiernos que lo soporten. Solo asi sobreviviran los mejor preparados.


De momento nos seguimos inspirando en la utopía digital del metaverso. Celebramos eventos como el Smart City Expo World Congress busca dar respuesta a como la tecnología puede ponerse al servicio de nuestra especie. Automóviles más respetuosos con el medio ambiente y autónomos, un mejor aprovechamiento de los residuos o edificios eficientes... Son algunas de las medidas principales que ya se aplican para mejorar la movilidad y sostenibilidad en las ciudades.


Smart cities y progresos actuales reales

La tecnología nos facilita y mucho la tarea si se adapta a nuestras necesidades y limitaciones: desde la creación de contadores inteligentes que nos ahorren un consumo energético extra hasta facilitar los desplazamientos sin coche, la creación de más y mejores estaciones de carga para vehículos eléctricos, el acceso publico a los espacios verdeso mejorar la conservación del agua y la gestión de las aguas residuales con tecnología aplicada para controlar los sistemas de agua.

La arquitectura sostenible también se beneficia del avance tecnológico a través de sistemas de climatización, el uso de energías renovables, materiales reciclados y o naturales, el uso el agua en la propia construcción, y el uso de materiales inteligentes de poco mantenimiento y alta eficiencia no solo energética sino de gran perdurabilidad a mediano y largo plazo. Ahi estaremos.